lunes, 29 de agosto de 2011

Llevo mucho.

Parece que siempre hay que estar tranquilo
No sobre abotonarse.
Detenerse justo en la medida.
Hacer extensa esta lista de prudencia .
No puedo.
Trato pero son muchos y muchos más fuertes
los del otro lado de la lucha.
Somos tantas las cabezas solas
reventado del impulso.
Aveces por quince días hago
bien lo que tengo que hacer
pero aún así
hacerlo bien
no es correcto.
La filosofía sigue siendo tan adolescente.
La poesía tan hueca.
La fotografía para cualquiera.
Ni la música, ni lo que llevo dentro
se salvan.